Cargando contenido

Acento CircunflejÔ


Hablemos de lesbianas (y II)2009
24
Feb

Hablemos de lesbianas (y II)

O yo no me he sabido explicar o no se ha entendido bien mi pregunta. No estaba pidiendo nombres de lesbianas fuera del armario (lo cual, de por sí, ya sería difícil) sino nombres de mujeres que, además de lesbianas, fueran divertidas (que es aún más complicado que lo anterior). Y, evidentemente, los resultados han sido los que yo me esperaba. No os enfadéis; admito que la pregunta tenía trampa.

Por Libertad Morán


¡Compártelo!




Seamos realistas: la lesbiana, por lo general, no es divertida. Es seria, grave, a menudo victimista, algo oscura, obcecada y un poco trastornada (conozco a taaaantas que ejemplifican a la perfección esto último…). Por lo general. Y antes de que os vayáis directamente a los comentarios a ponerme a caldo o al Facebook a crear un grupo en mi contra, maticemos.

De acuerdo, yo, como cualquiera, conozco a lesbianas que son la monda. Graciosas, ingeniosas, divertidas… Pero a título personal y en la esfera privada, por supuesto. Toda esa chispa que demuestran en las distancias cortas se pierde en cuanto se utiliza un gran angular para observarlas. Entonces la lesbiana se ajusta como un guante a la descripción del primer párrafo. Se convierte en un borrón negro con muy mala hostia.

Cuando comencé a moverme por el ambiente gay y lésbico, hace ya demasiado tiempo como para decirlo alegremente, solía moverme más con hombres gays, por sus bares y discotecas, que con mujeres lesbianas. ¿La razón? Varias. Pero una sobresalía sobre las demás: me aburría soberanamente con estas últimas (por no hablar del miedo que me daban algunas de ellas) mientras que con los chicos me lo pasaba estupendamente.

Ahora bien, antes de que os sigáis tirando de los pelos por no tirarme a mí de los míos, toca el momento de matizar nuevamente. Ni todos los gays son superdescacharrantes ni todas las lesbianas unos muermazos. De la misma manera que el modus operandi de ambos ha cambiado bastante en los últimos lustros. Sin embargo, sigo encontrando en la mujer lesbiana una proverbial incapacidad para reírse de sí misma (y no me vengáis luego a enumerarme todas las excepciones que ya sé yo muy bien que las hay).

Hace unas semanas asistí a la entrega de los Bésametonto Awards (si sois habituales de esta página, ya sabréis a qué me refiero). Unos premios que no eran más que una excusa para celebrar el cumpleaños del organizador de todo aquello y para, de paso, echarnos unas risas. Cerca del final de la “gala” se lo comentaba a Diego, el director del portal, mientras intentaba parar la pata del gato que era su premio: “Este tipo de espectáculos, eventos o cómo quieras llamarlos sería impensable entre mujeres lesbianas. Los hombres os expresáis hacia fuera y las mujeres hacia dentro. Y todavía hay quién se extraña de que las lesbianas sigamos en la retaguardia”.

Muchos pensarán que una “payasada” entre amigos y conocidos para pasar entretenidos una tarde de domingo no es suficiente para explicar las diferencias entre gays y lesbianas. Pero para mí es un ejemplo significativo. Los hombres gays, todos los que he conocido y conozco, viven de puertas para afuera (que sí, que ya sé que hay mucho marica reprimido y armarizado). Las mujeres lesbianas han interiorizado tanto su papel de víctimas que sólo saben luchar desde esa incómoda posición.

Me repito y me repetiré hasta la saciedad. Existe el machismo, el sexismo y la lesbofobia, tanto dentro como fuera del ambiente (a veces incluso más dentro que fuera). Pero estar todo el tiempo poniendo el dedo en la misma llaga comienza a ser inútil. La gente se cansa de escuchar siempre los mismos argumentos. Hay que buscar nuevos caminos. Caminos que incluyan vivir la vida hacia fuera, haciendo tanto o más ruido que el que han hecho nuestros compañeros gays (porque, no lo olvidemos, siguen siendo nuestros compañeros, aunque a algunos habría que tirarles de las orejas). Es mucho más efectivo pisar fuerte y ganar espacios que quejarse desde un rincón.

Siempre he creído que la única manera de vencer los ataques es ser capaz de reírse de una misma. Y eso es algo que las mujeres lesbianas todavía no hemos acabado de poner en práctica.



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


0
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión y compártela con los demás.


Algún día conseguiré reírme de mi misma! :P

Saludos!

Dice ser Marga - 24/02/2009 4:42

La verdad es que muchas ponen cara de "Batasunas", y con eso quiero decir "de pocos amigos". Creo que ya va siendo hora de parar de lloriquear por unos derechos y un reconocimiento y un bla bla bla. Deberían vivir también de puertas para afuera, y al fin y al cabo imponerse como mujeres, y si son lesbianas, pues mira que bien.
Por besametonto - 24/02/2009 6:19

Me encanta esta sección. Que no pare!!!!!

Y totalmente de acuerdo con lo que dices (aunque yo SÍ sea una excepción, y sea lesbiana y graciosa, divertida, inteligente...vaaaaale, y con mala leche tb!!!)

Dice ser Tat - 24/02/2009 15:52

Creo que teneis un largo camino todavía que recorrer para poder reiros de vosotras mismas.
En vuestro "ambiente" os soltais la melena, pero luego en el mundo real, muchas, sois incapaces de hablar abiertamente sobre vosotras mismas.
Todavía hay mucho miedo al que diran.

Dice ser Bego - 25/02/2009 10:28

Momentín. ¿Y desde cuándo es obligario ser gracioso, divertido, etc. etc. etc.? Te lo digo desde el cariño, conste, porque creo que se mezclan varias cosas. Y me refiero al comentario de Bego: "Creo que teneis un largo camino todavía que recorrer para poder reiros de vosotras mismas. En vuestro "ambiente" os soltais la melena, pero luego en el mundo real, muchas, sois incapaces de hablar abiertamente sobre vosotras mismas."

¿Mande? Yo melena no tengo, gracias. No me "suelto" la melena en ningún sitio. No soy diferente en el ambiente a como lo soy el resto de los días. Y no que por ser bollo tenga la obligación de ser graciosísima jijijaja.

Y a besametonto: tu argumento es el mismo que el de los heteros homófobos que siempre están con el de "no sé de qué os quejáis, tampoco es para tanto".

Ea.

Y soy lista y guapa y divertida y de todo.

Dice ser La pajarraca - 25/02/2009 14:35

mmm, no sé, me parece valida e invalida, jajajajaja... es como todo, no todos somos alegres o tristes o cosas como esas, gracias a ello la variedad es quien nos rige (afortunadamente) imaginemos un monton de gente riendo, o un monton de personas llorando, simplemente por una orientación sexual, jajajaja, me pareceria muy aburridor... en lo personal aquello que más cautiva de mi es que soy muy en exceso relajada, jajajaja, así que acepto opiniones en pro y en contra, todo sirve para crecer... quizas esa jovialidad es propia de mi edad, pues tengo solo 17, jajajaja, cumpliditos hace poco... no sé, jajajaja, simplemente hay gente que si y otra que no... (punto final de este escrito, a pesar de tener suspensivos -oh la relatividad, jajaja-)
Dice ser laura - 25/02/2009 18:01

Siempre desde mi posición como hombre, a mí me da la impresión de que las lesbianas lo tenéis doblemente difícil: por lesbianas y por mujeres. Vamos, que se corre el peligro de una doble discriminación. Al menos, un gay juega con la absurda (y, a la postre, inútil) ventaja de vivir en una sociedad repugnantemente machista. La lesbiana ni eso. No sé si eso explica o justifica la interiorización de la que hablas, pero no me parece del todo descabellado.
Un beso.

Dice ser Javier Quevedo Puchal - 12/03/2009 10:26

Creo que hay otra para la lista... Rachel Madow http://www.ambienteg.com/2009/03/06-rachel-maddow-e ntrevistada-en-the-view

Eso sí, lo de reirse uno mismo creo que escasea en general... no sólo en las lesbianas :(

Dice ser formentera6 - 12/03/2009 18:42

Estoy de acuerdo con Laura con la relatividad y la variedad, pues como dicen por ahi, "en la variedad esta el placer". Pero hablando de las mujeres "seriotas" (como les diria yo), creo q esa es la caparazon de proteccion q utilizan algunas personas, para terminar menos heridas, no se, creo yo!..
Dice ser Caro - 22/04/2009 4:55

Yo no echaría la culpa de nuestra invisibilidad únicamente a nuestra "seriedad". Es evidente que las razones principales son otras, que conocemos todos.
Tienes razón con que a veces es mejor reírse de una misma, y quizá en ocasiones algunas no lo hagamos, pero a menudo no tenemos otro remedio que ser serias..., ¿no?
Quizá algún día podamos ser más visibles siendo serias.

Dice ser Nora - 27/04/2009 21:23

hola soy lesvi y me gustaria conoser chavas lesvis y lo q quieran tener con migo yo con ellas
Dice ser vanessa - 19/05/2009 1:12


Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.